Investigación
Recibe en tu e-mail todas las noticias sobre GesEPOC

Deseo recibir las
noticias de GesEPOC, acepto
la política de privacidad
Tienes que aceptar la política de privacidad
La EPOC

Vivir con EPOC

Comparte

MARTES 27 JULIO 2010

Vivir con EPOC

La EPOC es prácticamente una desconocida entre la población española. Ni sus síntomas ni sus factores de riesgo ni que se trata de una enfermedad incurable. Una encuesta realizada por SIGMA en 2.008, muestra que el 88,8% de la población no sabe que es la EPOC de un modo espontáneo y sólo cuando se definen las siglas se identifican los síntomas, las causas y las consecuencias.

Sin embargo, el grado desconocimiento de la EPOC también es importante entre quienes sufren la enfermedad debido a su infradiagnostico. Se calcula que el infradiagnostico de esta enfermedad respiratoria supera el 70% debido a que los síntomas son pocos valorados por los pacientes”. La EPOC es una enfermedad sutil que evoluciona lentamente. Los principales síntomas: tos, expectoración, ahogos, pitidos a menudo son atribuidos a otras patologías leves y ni el médico ni el paciente los toman en consideración. Solo un 22% de enfermos con EPOC está diagnosticado y entre un 56% y un 85% tiene un diagnóstico subestimado o equivocado. De los pacientes diagnosticados y tratados, un 61% no sigue el tratamiento conforme a las normativas establecidas por las sociedades científicas.

Cuando el paciente acude al médico y es diagnosticado, la enfermedad ya está en un estado muy avanzado. La consecuencia es el retraso en la intervención sobre los factores del riesgo, la pérdida de calidad de vida de los pacientes, el aumento de costes y el aumento de los años potenciales de vida perdidos por el paciente. En la actualidad entre el 20 y el 30% de los pacientes diagnosticados de EPOC sufre una forma avanzada de la enfermedad en el momento del diagnóstico. Un 50% de los pacientes con EPOC fallece antes de 10 años desde que se efectúa el diagnóstico.

Es preciso concienciar a la población y a la comunidad sanitaria de la necesidad de que todo fumador mayor de 40 años, con un historial de tabaquismo actual o pasado de 20 cigarrillos al día, y sobre todo si tiene algún síntoma, debe realizar una espirometría para determinar la situación de sus pulmones.

La espirometría es una prueba muy sencilla, que se realiza en sólo unos minutos, simplemente soplando con fuerza y rapidez por un tubo. Con ella se mide la cantidad de aire que cabe en los pulmones y la velocidad a la que esa persona puede expulsar el aire. De esta forma, se conoce la función respiratoria de la persona que realiza esta prueba, su capacidad pulmonar o si los bronquios están obstruidos.

La EPOC no es una enfermedad reversible, pero diagnosticada en su primer estadio y con los tratamientos disponibles en la actualidad puede conseguirse que la enfermedad no avance y disminuyan significativamente las limitaciones en la vida diaria del paciente. Las campañas de prevención del tabaquismo también son importantes para conseguir disminuir  la prevalencia de fumadores en el mundo.

VOTA